VER CARRO
0 Articulo(s)
Carrito de Compras vacio!

Adagio Teas Chile

Hígado

El té puede proteger hígados transplantados.

Un antioxidante encontrado en el té verde puede ayudar a proteger a pacientes recuperándose de transplante de hígado, sugiere un estudio realizado en ratones. La restricción en el flujo sanguíneo, o isquemia, puede llevar a complicaciones después de un transplante de hígado en humanos, particularmente si el hígado es graso, como puede ocurrir en el caso de individuos obesos. Pero un antioxidante natural encontrado en el té verde puede proteger los órganos transplantados de el daño vinculado por la isquemia, de acuerdo con los investigadores de la Universidad Médica de Carolina del Sur, en Charleston. Un estudio previo descubrió que el simple hecho de enjuagar un hígado graso en una solución que contuviera extracto de té verde ayudaba a prevenir la falla de transplante. En su estudio, el equipo de Charleston le dio a ratones dosis de EGCG, el principal antioxidante flavonoide presente en el té verde. Luego llevaron a cabo cirugías que terminaron en isquemia que amenazaban con dañar el hígado de los roedores. los ratones que recibieron té verde mostraron un 100 por ciento de tasa de supervivencia después de la operación, comparado con un 65 por ciento de animales que no sobrevivieron al no recibir el componente. El análisis de tejido mostró que los ratones que recibieron el extracto de té experimentaron menos muerte de células del hígado y retuvieron un porcentaje más alto de tejido viable. Investigaciones más profundas sugieren que el extracto de té verde actúa como un antioxidante, protegiendo los hígados grasos de heridas mientras que reduce el contenido de grasa del hígado en alrededor de un 55 por ciento.

Health Day News, Febrero 2005

El té verde mejora la salud del hígado.

Un estudio liderado por el científico nutricional Richard Bruno descubrió que el té verde puede ayudar a mitigar el impacto de la enfermedad de hígado graso en no alcohólicos. Bruno, un profesor asistente de ciencias de la nutrición (en UConn), y su equipo de investigación han descubierto que la ingesta diaria de té verde bloquea la cantidad de grasa acumulada en los hígados de ratones obesos, que de otra forma desarrollarían una severa enfermedad de hígado graso; mejora las funciones del hígado; y revierte la declinación en las defensas antioxidantes en el hígado.

University of Connecticut Advance, Febrero 2009