VER CARRO
0 Articulo(s)
Carrito de Compras vacio!

Adagio Teas Chile

maridaje con comida

Es muy habitual que el té quede en la misma categoría del café. Así que hace sentido que cuando la gente piense en maridar el té con comida, se pregunten a sí mismos, “¿Qué iría bien con el café?”. Sin embargo, la gran mayoría de los amantes del té se aburrirán rápidamente de las limitadas opciones (pastelería y bizcochos) disponible para maridar. La forma más efectiva de abordar este pensamiento no es a través del café, sino más bien a través de otro producto gourmet conocido por su complemento natural: el vino.

Cualquier conocedor de vinos te podría informar que mientras los blancos van bien con carnes blancas y los tintos con carnes rojas, hay muchos vinos que cruzan estas líneas. Esta revelación ha llevado a muchos maridajes osados y nuevas sensaciones de sabor en el mundo del vino.

Afortunadamente, los maridajes con té también están abiertos a exploración. Ha sido un estándar por décadas en occidente que sólo el té negro puede acompañar comidas y que los otros deben beberse solos. Incontables salones de té victorianos nos proveen de la prueba necesaria: un Darjeeling de verano servido con sándwiches de pepino, galletas y bizcochos. Es raro ver un Baimudan servir de sustituto. Sin embargo, considerando que los países orientales toman té verde prácticamente con todas las comidas, ha llegado la hora de reconsiderar los estándares del té.

Tés delicados como el Long Jing o el Sencha son espectaculares para los mariscos, ensaladas o pollo. Tés brillantes y de sabores vivos, como los tés negros de Sri Lanka o Assam, India, son buenos acompañamientos para carnes rojas, comidas condimentadas de México, Italia o India. A pesar de que es tradicional tomar oolongs con platos chinos, hay quienes podrían asegurar que tés ricos y especiados, como los negros de Yunnan o Keemun, pueden ofrecer más complejidad y capas a la experiencia del maridaje con té.

Para postres, buscar la esencia achocolatada del Golden Monkey o un té negro English Breakfast. Estos exquisitos tés chinos son intensos, ricos y saben perfectamente cuando se complementan con tartas, tortas de chocolate o intensas tartas de frutilla. El Assam es otro té negro rico que complementa bien con postres en base a chocolate, además es un sorprendente contraste con cítricos Debido a su dulzor natural, la naturaleza floral del jazmín, también lo hace ideal para servir con postres.

Como digestivo, nada mejor y más satisfactorio o calmante que un té Pu-erh de la provincia China de Yunnan. Un té añejado y fermentado. Las cualidades limpias, suaves y terrozas del Pu erh son particularmente buenas después de un festín de muchos plantos como cenas de navidad y año nuevo. Si eres una persona que gusta de la leche y las galletas antes de ir a dormir, pueden probar una infusión de hierbas o frutas. Dormirás mejor y despertarás sintiéndote de maravillas.

Como dato final, es importante saber que ciertos tés, como los Oolongs de Taiwán (Formosa) y Pouchong, parecen ser ideales para ser disfrutados solos, en silencio y con una hermosa vista a la cual admirar. O eso es simplemente como nos gusta a nosotros.

Los días en que el Earl Grey se sorbeteaban al desayuno junto a scones con crema no han terminado, pero hay que hacer espacio en la mesa para nuevas y creativas alternativas. Con tantos tés como comidas que existen en el mundo, las posibilidades son infinitas. La práctica de maridar comida con té no es una ciencia exacta, sino más bien un arte. Descubrir que sabor se acomoda a cada paladar es algo que sólo puede ser hecho de forma personal.