Despacho gratis por compras sobre $15.000   

Colores del Té


Colores del té

Existen 6 tipos de tés distintos, todos provienen de la planta de té, también llamada Camellia sinensis, la clasificación entre los distintos tipos de té se debe básicamente a su proceso de manufacturación, si bien dentro de cada variedad de té encontramos muchos procesos diferentes, habrá por lo menos un proceso común para cada tipo de té.

Uno de los conceptos más importantes durante la clasificación de los distintos tipos de té es el de oxidación.

La oxidación es un proceso químico que le ocurre a cualquier compuesto orgánico, que con cierto grado de humedad y al romperse su estructura celular es expuesto al oxígeno, alterando su química y su física, haciéndose notar en su color, aroma y sabor. Ejemplo casero: Una manzana después de mascada, la palta molida después de un rato.

Los distintos tipos de té se asocian directamente con un color, siendo estos los siguientes: blanco, verde, amarillo, oolong (azul), negro y oscuro (rojo).


Té Blanco

Recibe su nombre debido a los delicados vellos blancos que cubren los brotes.
Este tipo de té es el más puro de todos, su proceso de manufacturación es muy delicado y básico. Después de la recolección el té se deja marchitar, un proceso en que las hojas pierden humedad, mientras mayor sea este proceso mayor humedad pierden y se logra una mayor concentración aromática. En el caso del té blanco este proceso de marchitado es bastante largo, con el fin de que el secado final no sea tan intenso.

Durante el marchitado el té blanco está en contacto con el oxígeno y al ser largo el proceso de marchitado éste se logra oxidar un poco, la gran diferencia entre los otros tipos de té es que en el caso del té blanco no se busca ni se impide la oxidación, simplemente ocurre.

De esta forma el té blanco es aquel que representa mucho mejor a la planta, posee aromas vegetales y florales.

El té blanco se clasifica en 2 estilos:
• Tradicional: elaborado 100% de brotes.
• Nuevo estilo: elaborado con brotes y hojas e incluso sólo hojas.

El té blanco se elabora principalmente en China, siendo el más reconocido el de la provincia de Fujian, hoy en día se produce en otros países productores como India y Kenia, entre otros.

 

 

Nuevo Estilo

Bai Mu Dan

COMPRAR TÉ

Tradicional

Silver Needle

COMPRAR TÉ


Té Verde

Recibe su nombre del color verde de sus hojas, si bien se pueden encontrar otros matices dependiendo de las distintas variedades.
Este tipo de té no posee nada de oxidación, si bien hay muchas variedades y están implicados distintos procesos de manufacturación todos los tés verdes pasan por un proceso el cual impide la oxidación.
Este proceso se conoce como fijación y consiste en básicamente aplicar calor para destruir la enzima que facilita la oxidación en el té.
El té verde se clasifica en 2 estilos:

• Chino: se aplica calor seco para detener la oxidación.

El té verde es la principal producción de China, quien es el principal productor de té en el mundo, con muchas zonas que destacan por sus diversas cualidades y calidades, Japón es otro gran productor, si bien su producción es mínima comparado con los grandes productores mundiales, ellos producen casi exclusivamente té verde.
Grandes productores de té negro como India, Sri Lanka y Kenia están comenzando a diversificar su producción y a incluir este tipo. Otros países asiáticos como Vietnam, Corea del Sur, Indonesia, entre otros también tienen producciones de este tipo de té.

• Japonés: se aplica calor húmedo para detener la oxidación.


Té Amarillo

Su método de elaboración es similar al del té verde, pero se incluye un proceso distinto conocido como sofocación, durante el cual se cubren las hojas con telas o papel para privarlas del contacto con el oxígeno, esto altera la química y física del té, otorgándonos una infusión muy similar al té verde en cuerpo y sensación en la boca, pero con aromas maduros que nos recuerdan más a un té negro.
Este té no es comercial ya que su producción es muy limitada, la poca producción hace que alcance altos precios

y que finalmente se quede prácticamente en su totalidad en China obteniendo algunas variedades en tiendas de té especializadas. China es actualmente el principal productor de té amarillo, aunque ya tenemos otras naciones productoras de té, como Kenia, comenzando a experimentar con su producción.


Té Oolong o Azul

Su nombre quiere decir dragón oscuro, y hace referencia a la enrollada forma de gran parte de los oolongs y a lo oscuro de sus hebras.

“Dice la leyenda que aquel oolong producido en las montañas Wuyi, tenía un grado de oxidación tan alto, que sus hebras poseían un color negro azabache tan intenso que denotaba algunos matices azulados, por eso recibe este nombre a la hora de asociarlo con un color”.

El oolong es un té semi oxidado, de una manufacturación bien compleja, el proceso principal va a hacer el que facilita la oxidación.

El oolong lo podemos clasificar en 3 estilos basados en su nivel de oxidación

Existen dos formas clásicas de lograr esto. Se golpean las hojas con varas para hacerles moretones y permitir una lenta oxidación o bien se enrulan, se enrollan sus hojas para rasgarlas y comenzar la oxidación. Este proceso también se utiliza para dar forma y a su vez liberar aceites esenciales que harán del oolong una variedad extremadamente aromática, para esto se suelen utilizar hojas menos tiernas de la planta.

China es uno de los principales productores de oolong y las principales provincias son Fujian y Guangdong, otra zona productora considerada de gran importancia por su alta calidad es la isla de Taiwán ubicada al frente de la provincia de Fuijan, siendo los mismos habitantes de esta provincia quienes cruzaron llevando consigo sus plantas y sus métodos de manufacturación. Por último otros países como Vietnam y Tailandia están ofreciéndonos excelentes calidades de oolong.


• Oxidación Baja: entre 10 - 15%

• Oxidación Baja: media 30 - 50%

• Oxidación Alta: entre 60 - 80%


Té Negro

Lo que nosotros llamamos té negro debido al color de la hebra, los chinos lo llaman té rojo debido al color de la infusión, esto es necesario tenerlo en cuenta a la hora de visitar China o estar hablando con un chino.

“El té que llevaban los europeos desde China a Europa era muy distinto a lo que finalmente se disfrutaba en el viejo continente, los viajes que en un comienzo llegaban a durar un año, llevaban el té en condiciones en que no se protegía de sus principales enemigos: luz, calor, oxígeno, humedad y aromas. El té llegaba a Europa completamente oxidado y al no conocer como debía ser el té los europeos desarrollaron una amor por esta bebida, con el desarrollo del transporte y la navegación estos viajes se hicieron más cortos y los chinos desarrollaron finalmente la oxidación que caracteriza al té negro”.

El té negro se encuentra completamente oxidado, para lograr esa oxidación se rasgan sus hebras a través del enrulado, menos intenso que el del oolong cuyo fin es además dar forma, luego se dejan las hebras en contacto con el oxigeno hasta que se oxiden completamente. esenciales que harán del oolong una variedad extremadamente aromática, para esto se suelen utilizar hojas menos tiernas de la planta.

No existe una clasificación específica del té negro en cuanto a estilos, salvo los diversos estilos de cada país productor.
El principal productor de té negro y el segundo más grande productor de té a nivel mundial es la India, a la lista de grandes productores de este tipo de té se suman Sri Lanka, Kenia y otros países productores que hayan sido ex colonias británicas, además por supuesto de China, cuya calidad es excepcional.


Té Rojo u Oscuro

Debido a la gran confusión entre el té negro y rojo en China, es que lo que nosotros conocemos como té rojo también lo llamamos té oscuro, con el fin de no confundir más la clasificación y los colores del té. El té rojo es aquel que pasa por un proceso de fermentación, la fermentación es un proceso biológico en el que entran en juego micro organismos presentes en el ambiente, eso junto con factores como temperatura y humedad hacen que el té se comience a fermentar. Esta fermentación deriva en menor astringencia, dulzor, y aromas a tierra húmeda y champiñón.

El té rojo se clasifica en 2 estilos:

• Tradicional: fermentación natural, también conocido como crudo. (Sheng)
• Moderno: fermentación acelerada, también conocido como cocido. (Shou)

El cómo producir un buen té fermentado sigue siendo un misterio que los chinos han sabido guardar por mucho tiempo, siendo éste el único país que produce este tipo de té, siendo la provincia de Yunnan la estrella. Los tés rojos si bien los podemos encontrar en hebra suelta, es muy común encontrarlos comprimidos en discos, ladrillos y nidos, entre otras formas.