DESPACHO GRATIS POR COMPRAS SOBRE $25.000

Tipos de Té


Todo el té viene de las hojas de la planta Camellia sinensis. Los estilos de té, son producidos al alterar la forma y química de la hoja, conocido esto como “Procesamiento” o “Manufacturación”.

El procesamiento del té consta de cinco pasos básicos, habiendo algunos tés que no utilizan todos estos procesos, mientras que otros tés repiten muchos de ellos. Los procesos básico de manufacturación son Recolección, Marchitado (permitiendo a las hojas que pierdan humedad y se suavicen), Enrulado (dándole forma a las hojas y extrayendo sus aceites esenciales), Oxidación (ver abajo) y Secado.

La parte más importante, y que define cómo el té va a ser clasificado, es la oxidación. La oxidación es el proceso natural en el cual las enzimas de las hojas del té son expuestas, e interactúan, con el oxígeno, una vez que la estructura celular de la hoja ha sido rota. Esto puede pasar rápidamente, a través del enrollado, cortado y molido, o de una manera más lenta, a través de una descomposición natural de la hoja. Es exactamente el mismo proceso que se puede apreciar en un pedazo de fruta que se deja al aire libre y que comienza a tornarse marrón. Si se corta o machuca la fruta, esta se tornará marrón más rápidamente.

Nota: La oxidación es comúnmente, pero incorrectamente, llamada fermentación, por algunas personas dentro de la industria del té, este error se debe probablemente a la comparación que se hace con la fermentación involucrada en la uva para producir el vino. Hoy en día todos saben que esto es realmente una oxidación, pero debido a su larga historia la palabra “fermentación” aún se utiliza. Por ejemplo, esto es muy frecuente de escuchar de verdaderos expertos en té de la India. (Claro que sería de muy mala educación corregir a alguien que venga de un país productor).

Los cinco estilos básicos del té son Blanco, Verde, Oolong, Negro y Rojo.