Despacho gratis por compras sobre $35.000  

Cáncer: Yo siento

Cáncer: Yo siento.

Colaboradora: Pía Sotomayor Stagno @piasotomayor

Cuando llega la noche más larga del año, llega también la temporada de Cáncer, el signo representado por el símbolo del cangrejo que se ve duro y hermético, pero esa es solo su apariencia, porque la verdad es que es muy suave por dentro.

Detrás de lo que podría ser una fachada, un caparazón, se esconde un ser sensible, receptivo, imaginativo, amable y emocional. Bajo la superficie, hay un ser complejo que mueve fuerzas poderosas. Cáncer es un signo del elemento agua, es decir, de naturaleza emocional y sensible, y que se manifiesta en sentimientos que corren como aguas por sus cuerpos, tal como sus signos hermanos Escorpión y Piscis. Además, su regente es la Luna, el astro que transita desde lo claro hasta lo oscuro, que remite a la madre -al linaje femenino, al comportamiento intuitivo, y a períodos de fuerte emocionalidad. Porque sí, Cáncer siente, profundo.

Hay algo de cierto en que esta coraza escapa al simbolismo, porque efectivamente Cáncer es a veces un ser impenetrable. En ciertos momentos, se guardan y se protegen sobre una elaborada línea de defensa para esconder esta extrema sensibilidad.

Su glifo son dos soles conectados por lunas crecientes, como representación de las tenazas de un cangrejo, y significan el deseo de atesorar recuerdos y posesiones; también fuerza y energía expresadas en la emoción. ¿Suena como un alma vieja con un camino recorrido en familia, no?. La plenitud de Cáncer es la vida familiar, y estar rodeados por la gente que quieren. Quizás no está demás recordar que tenemos una familia sanguínea, y otra que siempre podemos elegir.

Este núcleo que Cáncer busca, forma y protege, se basa en la lealtad, una de las características más inherentes de este signo, así como también la contradicción de a veces no querer estar. Complejos, frágiles, impredecibles y un poco temperamentales, los de Cáncer necesitan la aprobación y aliento de sus seres queridos. Les cuesta mucho confiar, por eso, una de sus grandes lecciones es reconocer esa rabia guardada que muchas veces llevan en su interior, para no destruir las relaciones de confianza que dan el apoyo que tanto buscan en esta vida.

La parte del cuerpo regida por Cáncer es el pecho, y para confortar ese corazón tan frágil y posesivo, hemos preparado una mezcla de té verde, té blanco, rooibos, rosa mosqueta, manzanilla, trozos de manzana, flor de caléndula, hojas de menta, aciano azul, y sabor natural a pera y damasco. Para siempre mantener la seguridad y decidirse a bajar la guardia de vez en cuando

cáncer


TÉ VERDE

Té verde, té blanco, rooibos, rosa mosqueta, manzanilla, trozos de manzana, flor de caléndula, hojas de menta, aciano azul, damasco, sabor natural a pera y damasco.

Piscis Adagio Teas